Milhojas de berenjena y queso de cabra al pesto

#Verduras, hortalizas y ensaladas 24 abril 2020



Aprovechando que ahora es la temporada de berenjenas os animo a que probéis esta receta, os encantará!


La berenjena es un verdura muy beneficiosa para nuestra salud, tanto a nivel nutricional como por su aporte de fibra, nutrientes  y sus propiedades antioxidantes, y además tiene muy pocas calorías! Perfecta para estos días.


Ingredientes:


300 g de agua


350 g de berenjenas cortadas en rodajas de 1 cm


50 g de queso parmesano


1 diente de ajo pequeño sin el germen


Algunas ramitas de albahaca fresca


sal


50 g de aceite de oliva


20 g de piñones


100 g de queso de cabra fresco en rodajas


Preparación:


- Pon en el vaso 250 g de agua , coloca las rodajas de berenjenas dentro del recipiente Varoma y programa 20 minutos/ Varoma/ velocidad 1.  


Retira las berenjenas , espolvoréalas con sal y dejad que se enfríen unos 20 minutos. Ponlas encima de papel de cocina para quitarles humedad y resérvalas.


- Seca bien el vaso y pon el queso parmesano, programa 15 segundos/ velocidad 10 para rallarlo. Añade el ajo, la albahaca, la sal, 50 g de agua y el aceite, programa 10 segundos/ velocidad 7 para triturarlo todo, con la espátula baja todo lo que haya quedado en las paredes del vaso y programa 10 segundos/ velocidad 7  para acabar de triturarlo todo bien, reserva la mezcla en un bol.


-Vamos ahora a montar el Milhojas, coloca en una bandeja la mitad de las rodajas de berenjenas, pon una cucharada de pesto encima de cada rodaja y unos piñones encima, pon una rodaja de queso de cabra y cubrid con otra rodaja de berenjena, cubridlas por último con pesto y unos piñones por encima. 


Se pueden servir con ensalada de brotes tiernos, rúcula, canónigos, etc. 


TRUCO: Si tenéis que cocinar algo antes en el vaso que tarde 20 minutos o más aprovecha y pon encima el varoma con las berenjenas, lo único que tendréis que hacer es ponerlo a temperatura Varoma, así el primer paso de la receta ya lo tendréis listo, y si no las usáis el mismo día guardarlas en la nevera  y cuando queráis cocinar iréis más rápido.